Usar un registro DNS CNAME para hacerte la vida más fácil

Velneo vClientLa nube de Velneo esta teniendo éxito y ya son muchos los que utilizan habitualmente v7cloud*.velneo.com, para desarrollar, ejecutar e implantar.

Esta sugerencia puede ayudarte a conseguir una dirección de Velneo Cloud más personal.

Si quieres acceder a tu vServer de una forma más directa, al estilo:

vatp://app.empresa.com:12345

Solamente debes añadir un registro CNAME en la configuración de DNS de tu dominio “empresa.com”

El registro DNS sería algo como esto:

app CNAME v7cloud1.velneo.com

Debes poner el nombre de v7cloud*.velneo.com que corresponde con tu vrl.

Un registro CNAME indica que las solicitudes de resolución para un nombre sea resueltas con el valor del dominio indicado.

De esta forma, no te tendrás que preocupar si Velneo cambia de ip alguno de sus servidores, tu DNS siempre estará correcta.

Hay muchas páginas en internet que nos dan pistas de como crear un registro CNAME, pero lo más cómodo es que consultes la información  donde tengas tu gestión de DNS

En este enlace de Google hay información de como configurar un registro CNAME en varios proveedores

La nube aporta mejoras en el desarrollo de software

Durante los últimos meses la nube entra por todos lados, cada rincón de la empresa de software es susceptible de viajar a la nube.

Hay muchos ámbitos donde puede aportarnos soluciones mejores y más económicas.

Pruebas

Una de las áreas donde el Cloud esta ayudando es el área de pruebas, ya que permite arrancar una máquina limpia de manera rápida, ejecutar las pruebas y eliminarla.
Todo el trabajo de instalación de sistemas operativos desaparece. El coste de una hora de una máquina incluyendo licencias de sistema operativo  suele ser inferior al euro. Hacer eso en local lleva mucho más tiempo y dinero.

Esclavos en la nube

Si usas integración continua con Jenkins, es muy cómodo tener los esclavos en la nube. Estas máquinas son las encargadas de realizar la compilaciones, verificaciones,  pruebas funcionales, etc. En nuestro caso usamos múltiples esclavos para los diferentes sistemas operativos y sus diferentes sabores.

El ahorro más importante viene en que podemos arrancar las máquinas esclavas a demanda, ahorrándonos el coste de tenerlas siempre encendidas. También es muy sencillo cambiar los recursos de las maquinas en función de las necesidades.

Más madera

Otro de los puntos fuertes son las pruebas de carga, estos proveedores te permiten contratar monstruos de la computación. Se pueden montar pruebas de carga con varios equipos de 64 núcleos con cientos de Gigas de RAM. Es posible probar el rendimiento en grandes infraestructuras por unos pocos euros.

Seguridad

En cuanto a la seguridad de las máquinas, es eficaz mantener una política dura en la configuración del firewall del proveedor de Cloud, con lo que no tendremos problema en la configuración o reconfiguración individual de cada máquina virtual.

Como alternativas tenemos experiencia en Amazon Ec2 y Arsys Cloud builder, pero existen decenas de proveedores que pueden ofrecer un buen API para la gestión de las máquinas.